Parado o acostado: ¿cómo guardo mi vino?

Es frecuente que al momento de guardar un vino nos atrape una duda recurrente. ¿Cómo lo hago y dónde? ¿De manera vertical u horizontal?

Sebastián Pérez Dacuña
colaborador Especial Guarda 14

La respuesta a todas estas preguntas existe y tiene una razón como así también cierta complejidad, porque en definitiva lo que importa es que lo que está dentro de cada botella llegue en el mejor estado posible a la hora de ser consumido.

Ya sea de manera horizontal o vertical, el vino se puede guardar, pero en qué caso conviene o que producto puede responder a este tipo de guarda.

PUBLICIDAD

Hay ocasiones donde el vino que se compra va a ser consumido de manera inmediata o luego de un breve lapso de tiempo, es de esta manera, que según explican los profesionales lo idea es  mantenerla en posición vertical, esto para favorecer la precipitación de distintos sedimentos que pueda contener, y estos se depositen en el fondo del recipiente. De esta manera, si el consumo de esa botella va a ser dentro del mismo día, o incluso en unos días o pocas semanas lo recomendable es que este permanezca en posición vertical, de esta manera también vamos a lograr que este se estabilice en la botella.

Asimismo, hay otros factores que hacen de la guarda vertical, una opción. Seguramente en un ámbito como una vinería o retail por la visibilidad de las botellas es que esa posición es recurrente, aunque esto pasa a depender también del stock en todo caso de las tiendas para presentar los vinos de cada bodega o la visibilidad que les quieran dar.

Por su parte la colocación de las botellas de manera horizontal busca otros objetivos a la hora de la guarda. Mantener el líquido en contacto con el corcho. El motivo que hay detrás de esta costumbre no es otro que evitar que el tapón de corcho se reseque, pierda humedad, y por tanto reduzca su tamaño y permita la entrada de aire y estropee el vino avinagrándolo.

“Desde tiempos inmemorables   se ha dado por bueno  guardar  las botellas de  vino  de manera  horizontal,  buscando que el vino  tenga contacto con el tapón de corcho de este modo evitar la alteración del corcho por la baja humedad”, aporta el sommelier mendocino afincado en Galicia, Daniel Marín.

Aunque estudios científicos como el de la Universidad de Adelaida realizado para  para el Australian Wine Research Institute, publicado en 2005, afirma que la botella en posición vertical conserva mejor el vino. El mismo argumenta férreamente que interior de la botella es de casi el 100% lo que nunca secará el corcho, por lo que, según este estudio, el hecho de almacenar las botellas de vino en posición horizontal es un mito basado en la falsa creencia de que el corcho se seca en posición vertical. Al mismo tiempo que asegura que en la posición horizontal además estropeará antes el vino, ya que los corchos deben estar húmedos, no mojados, para mantener su flexibilidad y durabilidad.

“Por mi experiencia  a la hora de guardar un vino me parece más importante  tener en cuenta el  factor de la estabilidad, humedad, iluminación y temperatura  antes  que la posición”, advierte pateando el tablero Daniel Marín.

Pero detengámonos, aunque sea brevemente, en alguno de estos factores que enumera el sommelier. La iluminación es importante y  claramente tiene influencia en los vinos, excesiva  luz puede alterar el color y acentuar  la oxidación. Por ello  las bodegas seleccionan botellas con distintos color de  vidrio  dependiendo de que vino se elabore, con el fin de  resguardar  su  calidad.

Por su parte, la humedad, es un factor que por sí no perjudica al vino,  aunque ayuda a su conservación. Hay quienes defienden que una falta de humedad, por ejemplo, por debajo del 40%, es tan perniciosa para el vino como una temperatura inadecuada. Cabe destacar que el principal impacto de la humedad se lo llevan los tapones de corcho, ya que la escasa humedad contribuye a que este se seque y merme su capacidad de cierre hermético. Por el otro lado el exceso de humedad puede contribuir en los vinos de guarda  al desarrollo de mohos o bacterias que podrían afectar directamente al vino en su estadía en la botella. Lo ideal  es que no baje 50%  manteniéndose  estable  entre 70 y 80%.

En el otro extremo, con respecto a la guarda, se encuentran por ejemplo los espumantes, aquellos de buena calidad con tapón de corcho, botellas que deben ser guardadas siempre en posición vertical ya que el contacto del vino con el corcho sí podría estropear su calidad. Y, por otra parte, todos aquellos vinos cerrados con tapones de rosca y sintéticos que, como es obvio, no tienen los inconvenientes del corcho al no permitir la entrada de aire pueden almacenarse indistintamente en posición vertical u horizontal.

Por eso antes de guardar su vino, asegúrese del momento en que lo va a tomar, las características del cierre que presenta y, por supuesto, la calidad del mismo.

 

Te puede interesar
Vinos

Enlatado, en barril, de color azul y aguas saborizadas algunas de las raras tendencias del vino en el mundo

Vinos

Copian características de grandes vinos y los venden más baratos

Vinos

Ceibo Restaurante festejó sus primeros 10 años con una feria de vinos y gastronomía