Malbec argentino: “You know me and you don’t”

El lema de esta 8va edición de la celebración mundial, que gana adeptos en el país, pone el acento en la riqueza y la diversidad de esta variedad emblema nacional, cuyo potencial tiene aún aspectos a descubrir.

Por Magdalena Pesce

Gerente de Marketing & Comunicación de Wines of Argentina

PUBLICIDAD

 

Una vez más, el mundo entero se prepara para levantar su copa y brindar por la 8va edición del Día Mundial del Malbec, iniciativa creada por Wines of Argentina (WOFA), que cuenta con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Exterior, los gobiernos provinciales y la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), al encontrarse enmarcada en el Plan Estratégico Vitivinícola Argentina 2020

Como responsable de esta campaña durante los últimos seis años, me produce gran satisfacción ver cómo una iniciativa pensada para reforzar el posicionamiento del malbec en el mercado externo, sentó las bases para que hoy también exista una versión nacional. Así lo demuestra la nutrida agenda de acciones que este año se realizarán a lo largo y ancho de nuestro país. 

Es un hecho indiscutido que el malbec se encuentra ligado a nuestra tierra y forma parte de la cultura argentina. Incluso las nuevas tecnologías dan evidencia de este fenómeno sin precedentes. Numerosas investigaciones que analizan el comportamiento global de los usuarios de internet y sus percepciones sobre los diversos países permiten concluir que el malbec es sinónimo de Argentina. 

En un contexto internacional que tiende a la búsqueda de las diferencias como modo de reafirmar las identidades, en la última década la vitivinicultura argentina volvió su mirada al terroir para comprender su influencia sobre los vinos para reinventarse. Y en este ambicioso desafío, una vez más, el malbec es la clave: se transformó en la herramienta para entender cada terroir e interpretar las diferencias. 

El malbec pasó de 10 mil hectáreas a más de 40 mil en los 27 años que van de 1990 a 2017, y alcanzó el 57 por ciento a la misma fecha del total de vino exportado. Se abrió la puerta al descubrimiento de una gama inagotable de perfiles de malbec asociados al terroir. La nueva generación empujó la frontera del vino hacia el oeste, en la altura, y hacia el sur y el este, buscando el frío de las latitudes australes o la influencia del océano. 

Mientras que la línea de los mil metros define un estilo de malbec con fruta madura y especias, buen cuerpo y taninos voluminosos, la nueva frontera ofrece un perfil de fruta fresca y floral, cuerpo medio a buen cuerpo y taninos jugosos, apalancados en la frescura. Se abre paso a una riqueza y diversidad de estilos completamente nuevos para una variedad cuya potencialidad todavía está por descubrirse por completo. 

Esto quedó en evidencia tras la visita de 41 masters of wine a la Argentina en febrero pasado, una de las acciones enmarcadas en la campaña que WOFA lleva adelante denominada “Argentina Breaking New Ground”, que busca relanzar la categoría argentina en esta nueva etapa de crecimiento. 

Es así que Debra Meiburg, MW actualmente con base en Hong Kong y una de las voces más reconocidas en Asia, expresó: “Estuve en Argentina un par de veces, pero no había regresado en los últimos años. Estoy realmente impresionada por el cambio y la evolución de los vinos que degustamos y el manejo por parte de las bodegas. Son más frescos y vibrantes, con menos madera, más integrados; realmente increíbles. Esta experiencia ha marcado un cambio de perspectiva sobre el vino argentino y en especial, sobre el malbec”. 

En un país en el que la tradición vitivinícola se encuentra tan arraigada en su cultura como el tango, el fútbol o el asado, en tan sólo un par de décadas el malbec ha ganado su lugar en el mundo como verdadero símbolo de nuestra pujanza y capacidad innovadora.

Como dice el tango, “veinte años no es nada” y hoy somos testigos de una historia que recién empieza. El malbec argentino, lejos de permanecer inalterable en el tiempo, se reinventa constantemente de la mano de una generación inquieta de ingenieros agrónomos y enólogos dispuestos a llevarlo más allá de los límites de lo imaginable.

Te puede interesar
Vinos

Experto asegura que el uruguayo es el vino más parecido al europeo

Vinos

Los vinos y bodegas de Santorini

Vinos

Claves para disfrutar de los espumantes