La meteórica carrera del chef mendocino al frente de uno de los mejores restaurantes de Latinoamérica

Pedro Bargero se destaca al frente de la cocina de Chila, en Buenos Aires, uno de los restaurantes argentinos en el Top 50 de los mejores de Latinoamérica. “Pretendo emocionar”, dice.

Sebastián Pérez Dacuña
colaborador Especial Guarda 14

Nació en Mendoza pero se crio en San Luis, aún tiene recuerdos felices de sus primeros años en Carrodilla. En 2015 quedó seleccionado entre los 10 mejores jóvenes chefs de Francia. Y hoy,  con solo 29 años,  es el chef ejecutivo de uno de los mejores restaurantes de Latinoamérica, Chila, en Puerto Madero,  Buenos Aires, el segundo restaurante del país en obtener el sello Relais & Château, que congrega a algunos de los mejores lugares para comer y alojarse del mundo,  y uno de los restaurantes incluidos en el Latin Americas's 50 Best Restaurants.

La meteórica carrera de Bargero es casi fílmica, ya que entró al restaurante en 2012 como pasante en donde llegó hasta ser panadero, luego se alejó para hacer su experiencia en Francia, donde hizo carrera en el restó Mirazur de la mano del argentino Mauro Colagreco, considerado hoy como el mejor chef de Francia;  y luego en el restaurante de David Toutain, el más vanguardista y talentoso chef de París. Hasta que fue convocado para estar al frente de Chila, en Argentina.

PUBLICIDAD

Guarda 14 lo entrevistó para conocer más de él, sus comienzos, su cocina, su pensamiento sobre el vino y la gastronomía y qué opina de la cocina contemporánea argentina.

¿Cómo fue tu llegada a Chila?

Arranque como pasante en Chila y puede ir creciendo gracias a las libertades que tenía en la cocina de Soledad Nardelli, pude viajar y vivir afuera, gran etapa en mi vida. Luego, el regreso como chef ejecutivo fue muy intenso ya que entrar con 27 años como cabeza de un restaurante de esta categoría y remplazar a una chef del tamaño de  Soledad fue un gran desafío.
 

Sos un tipo de perfil bajo, pero además un referente de estos  nuevos tiempos en la cocina argentina. ¿Cómo se logra eso?

Me gusta mucho pasar tiempo en mi cocina, con mi equipo. Me considero un laburante, y con mucho para desarrollar.  Soy gran admirador de mis colegas  cocineros en Argentina, y me generan mucho respeto. Hace muy poco que estoy en la cocina, hay gente que viene haciendo mucho hace años.
 

¿Cuáles son los lazos que te unen a Mendoza?
Nací en Godoy Cruz y viví mis primeros años allí.  Tengo grandes recuerdos sobre todo de  Carrodilla

 

Tuviste un paso por Europa  que  fue clave en tu carrera. ¿Cómo lo calificarías vos y por qué?

Fue clave porque lleve mi cuerpo y espíritu al límite, exigencia, cargas horarias imposibles, un antes y después en mi carrera.

 

Hablemos un poco de tu cocina. ¿Hay alguna manera de clasificarla?

La verdad que es muy joven mi cocina, como yo, la verdad no tengo una clasificación. Hago junto a mi equipo lo que nos inspiran los productos que conseguimos y nuestra idea de experiencia culinaria, mi cocina tiene como objetivo generar emoción o sorpresa en los comensales.

 

Hablemos de vinos. ¿Qué porción de lo que desarrollas en la cocina va pensada en función del maridaje con vinos?

Algunos platos mucho y otros nada (risas)

 

Pero… ¿sos un aficionado al vino? ¿Qué es lo que te ha llamado la atención últimamente?

Hace unos años que estoy con los vinos orgánicos, creo que en argentina hay algunas personas haciendo cosas muy interesantes.

 

¿Qué opinas del tan mentado maridaje entre cocina y vino?

Me encanta, pero no solo quedarse en los vinos, poder acompañar un plato con una bebida que lo complemente,  ese es el todo.

¿Cómo ves la cocina argentina hoy? ¿Por dónde crees que va rumbeando?

La veo en un momento no muy fácil, la verdad que la situación macro no acompaña mucho y eso hace un poco más difícil todo, porque no olvidemos con los restaurantes tiene que ser un negocio al final del día. Pero hablando de la cocina en sí, la veo mucho más madura, mucho más conectada con sus raíces

¿Cuándo te vamos a tener por Mendoza?
¡Espero que pronto!

 

Te puede interesar
Vinos

En carretera por la ruta del vino en Nueva Zelanda

Vinos

Espirituosas: Cinco bebidas a base de uva que “encienden” el invierno

Vinos

El vino "universitario" que ganó una medalla de oro