El vino tinto y el té verde podrían ayudar a prevenir enfermedades como cáncer, Parkinson y hasta Alzheimer

Un estudio publicado por la Universidad de Tel Aviv, indica que estas dos bebidas podrían actuar de manera positiva en la prevención de enfermedades metabólicas congénitas.

Si eres fanático de tomar una copa de vino tinto con la cena o eres un bebedor de te verde por la tarde, tenemos algunas buenas noticias: una nueva investigación de la Universidad de Tel Aviv ha identificado otro beneficio potencial para la salud de los compuestos en el vino tinto y té verde.

PUBLICIDAD

Resulta que pueden ser la clave para tratar enfermedades metabólicas congénitas. Si nunca has oído hablar de ellos, a las personas con enfermedades metabólicas congénitas les faltan enzimas clave que descomponen los metabolitos, que son pequeñas moléculas que componen las proteínas. La acumulación resultante de metabolitos daña las células nerviosas y causa problemas de desarrollo cognitivo y trastornos mentales, la mayoría de los cuales nunca se sabrá a menos que conozca a alguien afectado por uno.

El estudio, publicado en el diario del grupo Nature Communications Chemistry, descubrió que el ácido tánico en el vino tinto y la epigalocatequina (EGCG) en el té verde bloquean la formación y, por lo tanto, la acumulación tóxica de estos metabolitos. Aunque todavía se encuentra en las fases preliminares, estos resultados son una señal prometedora para el desarrollo de nuevas terapias farmacológicas para las enfermedades metabólicas. Además, es alentador saber que, además de protegernos contra el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, aumentar la salud cerebral y ayudarnos a vivir más tiempo, el té verde y el vino tinto podrían usarse para tratar afecciones específicas en el futuro.

n la actualidad, la única terapia de tratamiento para muchas enfermedades metabólicas congénitas es la rigurosa restricción dietética. En el caso de la fenilcetonuria (PKU), que afecta a uno de cada 25,000 bebés, las personas deben abstenerse de comer carne, pescado, lácteos, nueces, huevos y frijoles de por vida para evitar el desarrollo de problemas cognitivos del desarrollo. Este estudio brinda la esperanza de un tratamiento más práctico y efectivo, aunque es importante tener en cuenta los riesgos del consumo de alcohol a medida que avanza la investigación en esta área. Curiosamente, los metabolitos pueden desempeñar un papel en muchas otras enfermedades, incluidas las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, así como el cáncer. Este estudio podría tener implicaciones importantes porque abordamos la investigación sobre estas enfermedades y las tratamos en el futuro.

Te puede interesar
Vinos

En carretera por la ruta del vino en Nueva Zelanda

Vinos

Espirituosas: Cinco bebidas a base de uva que “encienden” el invierno

Vinos

El vino "universitario" que ganó una medalla de oro