Viñedos en medio del Pacífico Sur, en un atolón de la Polinesia

Entre corales, preciosas playas, mares azules y cocoteros, crecen las viñas de Vin de Tahiti que produce los vinos Coral Blanc, Los Arrecifes, Suave Clos Blanc y el Rosado Nacarat.

Vin de Tahiti produce su vino en el corazón del Pacífico Sur en Rangiroa, la llamada “isla del inmenso cielo”, es decir, en uno de los atolones más grandes del mundo. El atolón, ya era famoso entre los buzos por sus increíbles arrecifes de coral, ahora también se conoce por sus vinos. Los viñedos se cultivan en un pequeño islote junto a cocoteros y con los preciosos arrecifes de fondo. Una vez en el atolón, después de la carretera de coral bordeada de cocoteros, de repente aparecen las hileras de vides.

Los Vin de Tahiti tienen una identidad única porque se producen en el archipiélago de Tuamotu, en la Polinesia Francesa, un área que incluye más de un centenar de islas o atolones, a más de 5.000 km del continente más cercano. La superficie es de 200 km2 repartidos en un área del tamaño de Europa.

PUBLICIDAD

Para lograr el desarrollo de sus vinos la bodega combina las técnicas adecuándolas a la tierra de la Polinesia. Los vinos se caracterizan por su frescura  y un sabor particular. Hoy en día el viñedo de Rangiroa sólo produce vinos blancos: Coral Blanco, Los Arrecifes, Suave Clos Blanc y el Rosado Nacarat.

No hay una producción de esta magnitud desarrollada en un atolón. La más importante de la cultura de la vid es la comprensión de los suelos y en este emprendimiento otra de las claves ha sido el agua. El riego es posible a través de pozos excavados en el punto más bajo de la napa profunda. El estado hídrico de la viña y el sol tienen una influencia decisiva en la vid para que se pueda producir fruta de calidad. Pero lo más importante de esta "tierra incógnita" es la calidad de la luz del sol lo que va a determinar el período de floración, la maduración y la cosecha. El clima de la Polinesia no tiene invierno.

Las primeras vides fueron importadas en 1992 y se sometieron a pruebas de aclimatación seleccionando los principales archipiélagos de la Polinesia para su factibilidad. La cosecha se lleva a cabo cada cinco meses. Como no hay estaciones climáticas, la vendimia se realiza en momentos diferentes cada año. La duración del período de crecimiento depende de las condiciones meteorológicas, el tamaño y la maduración adquirida de la vid, bajo la influencia de la luna y las mareas.

El viñedo de Rangiroa es el resultado de un largo proceso que requiere mucho esfuerzo y paciencia por parte de los desarrolladores del proyecto y su equipo.

 

Te puede interesar
Vinos

Se viene la Feria de Vinos Orgánicos en La Botica del Ángel

Vinos

Cuarto Dominio invertirá 10 millones de pesos en construir una bodega en Agrelo

Vinos

10 fantásticos hoteles de enoturismo alrededor del mundo