El arte revive al pie de la montaña, en Killka, la galería de Salentein

Killka reinaugura sus salas de muestras temporales para impulsar el arte que predomina en cada espacio de Bodega Salentein

Valeria Mendez
Especial Guarda 14

Killka vuelve a seducirnos, no solo con la magnificencia de su arquitectura y su colección estable de arte contemporáneo, también con las muestras transitorias de artistas mendocinos. Con una exposición que encabeza Marcela Furlani, “Portales, trasconejada travesía imaginaria”, se abre la temporada artística de la bodega en pleno Valle de Uco.

Furlani hace una puesta en escena impactantemente bella y estética. Como si ella fuera Alicia en el País de las Maravillas, y Killka los laberintos oníricos donde se abren o se cierran puertas, seguimos los pasos –no de un conejo- pero sí de una rana que salta sobre duelas, ovillos y fuentes de agua. La exposición propone un recorrido sobre determinado territorio con portales que nos acercarán a distintos mundos, tiempos y dimensiones. Transconejarse es ir detrás del conejo pero también es perderse, extraviarse.

PUBLICIDAD

Obra de Marcela Furlani

Marcela propone una “travesía imaginaria”, esa búsqueda de los sueños que moviliza a todo artista, y nos invita a pasear por su mundo. La acompañan en esta “transconejada” tres artistas más: Valeria Señorans, Héctor Ramazzi y Raquel Fluixá, cada uno con su estilo, su técnica y una cosmovisión que se integra sin problemas a la "transconejada".

 

El gran templo de arte en el Valle de Uco

Uno no espera encontrase al pie de la Cordillera de los Andes una galería de arte con las dimensiones de los espacios culturales de las ciudades más importantes del mundo. Lo que sucede con Killka entonces es pura sorpresa. En el paradisíaco Valle de Uco donde nuevas plantaciones de viñas contrastan su reciente verde de parra con la aridez pedregosa del suelo mendocino, emerge la galería de arte más completa de Cuyo. 5.740 metros cuadrados de edificación a 1.100 metros de altura con la impactante cordillera frontal que asoma sobre inmensos ventanales y una colección de obras única, y quizás una de las más importantes del país, son sólo algunas de las cosas que se descubren en el espacio de arte pensado por la firma Salentein.

Como un inmenso portal dispuesto en forma de U, rodeado de curiosos jardines donde se luce la áspera vegetación del desierto como los coirones y la blanquilla que resplandecen dorados bajo el sol, el arte en Killka, se impone desde afuera.  Tres hombres gigantes se mueven al compás de la brisa cordillerana y custodian la puerta. La impronta de Marta Minujin  con su escultura “Los meses del año” instala su teoría de “arte agrícola en acción”. Los muñecos de la Minujin han sido creados para que sobre sus cabezas aniden pájaros, nos aseguran quienes vieron emplazar la obra. A pocos metros, la escultura de Nora Correas  “Con los ojos abiertos II”, seleccionada por Francia para ser expuesta junto a 52 obras más en los Campos Elíseos, nos recibe también como anticipo del tesoro que guarda dentro Killka. La obra de Alberto Bastón Díaz “En la ribera” y una pirca de piedras con una “Apacheta”, espacio sagrado donde cuatro representantes de las culturas Quechua, Coya, Mapuche y Huarpe pidieron permiso a la Madre Tierra para ocupar el lugar, completan el paisaje arquitectónico del parque exterior. Además 50 hectáreas que rodean al complejo son reserva intocable de la flora y fauna autóctonas.

Los meses del año, de Marta Minujin

Ya en las escalinatas de Killka, en el patio central, “El vigía” de Fausto Caner, es la talla en mármol travertino que domina la fuente de ingreso a la galería y marca el eje de perspectiva sobre el que se alinean Killka en el centro, la Bodega Salentein hacia el Sur y la Capilla de la Gratitud, hacia el Norte. Sobre los costados, dos fantásticos murales prolongan las dimensiones y el diseño de este edificio de volúmenes macizos en hormigón y anchas galerías. Se trata de las obras “Suave, redondo y voluptuoso”, en la pared Oeste, mural de Pájaro Gómez que descubre la forma de la cadera de una mujer como metáfora de un ánfora, y “En fusión”, obra de Jorge Gamarra, que sobre la pared Este nos impacta con gigantescos cinceles, martillos y piedras.

La palabra Killka significa portal, entrada, y la idea de esta gran puerta es introducirnos al mundo del arte en un complejo cultural y gastronómico que incluye un espectacular restaurante para 80 personas con vistas a Los Andes, un Wine Shop, donde se pueden adquirir varietales de ediciones limitadas, sala de conferencias y cine, además del espacio de arte donde se exhibe en forma permanente una colección exclusiva de artistas argentinos y holandeses.

 

Centrada en el arte argentino contemporáneo de las décadas del 60, 70 y 80 la Colección permanente de la galería tiene obras de Rómulo Macció, Josefina Robirosa, Carlos Alonso, Juan Lecuona, Eduardo Hoffman, Rogelio Polesello, Cristian Delhez, Antonio Seguí, Hernán Dompé, Elio Ortiz, Miguel Ocampo, Fernando Maza, Nicolás García Uriburo, Marcelo Torreta, Benedit, Schvartz, Gorriarena y Carlos Quirovart. Algunos de los plásticos jóvenes que han expuestos en la Galería Temporaria son Carlos Escoriza, Osvaldo Chiavazza, Enrique Testaseca, Ramiro Quesada, Ricardo Ravetllat, Marita Lavoisier y Pablo Zel, entre otros.

Obra de Héctor Ramazzi

Convergen artistas consagrados, representantes de la generación intermedia y nuevas expresiones del universo figurativo de las artes visuales del siglo XX argentino. A ella se suma una interesante serie de pinturas holandeses de los siglos XIX y XX del artista Janos Bittenbinder, donde predominan los colores y la luz. La intención de incluir en la colección obras holandeses y argentinas, ha sido la de expresar el vínculo entre ambas culturas, a partir de la génesis de Bodegas Salentein en tierras mendocinas.

La Capilla de la Gatitud

Tan sorprendente como Killka resulta la Capilla de la Gratitud, que se levanta en perfecta perspectiva hacia el Norte y sobre el eje que la alinea con el edificio del arte y al final la bodega. Con la misma modalidad de construcción de las antiguas capillas andinas, este recinto concebido como el resto de la edificación por el estudio de arquitectos Bórmida & Yanzón, reformula en clave contemporánea la escencia de la arquitectura andina tradicional, utilizando la denominada “técnica de tapia”.

El recinto es austero pero fantásticas obras de arte realzan las líneas simples de su arquitectura. Lo primero que impacta desde lejos es el fabuloso mural en chapa batida de la mendocina Eliana Molinelli. La obra reviste toda la fachada de ingreso y está inspirada en “Las Bodas de Caná”. Fue realizado por Molinelli antes de morir y terminado por Daniel Ciancio, y rememora el primer milagro de Jesús al transformar el agua en vino durante un festejo nupcial. Adentro el sol ilumina suavemente la capilla a través de una abertura central que conduce en perspectiva la mirada hacia otra obra de Molinelli: una cruz de luz solar que se forma sobre un plano texturado en plomo y se levanta sobre el altar. El sagrario es también una obra de arte, esta vez de Tania Driban. Los bancos de este templo andino fueron fabricados en madera de olivo por el escultor de arte utilitario Pablo Lavoisier. En los alrededores de la capillita dos esculturas en granito de Pablo Larreta rinden homenaje al agua simulando reconfortantes manantiales a donde se aceran a beber lagartijas del desierto cordillerano.

De esta manera la Colección de Killka parece extenderse sobre todas las moradas del grupo Salentien, no sólo en la capilla, en la Bodega y en la Posada, obras de Bermúdez y otros destacados artistas nacionales completan esta envidiable colección privada.

Informes y visitas:

El Espacio de Arte Killka está abierto todo el año y se pueden realizar visitas guiadas. La galería recepciona cerca de 2.000 turistas por mes que vienen  de todas partes del mundo.

Contacto: Tel: 02622-429500. Ruta Provincial 89, Tunuyán, Valle de Uco, Mendoza.-

Te puede interesar
Vinos

Se viene la Feria de Vinos Orgánicos en La Botica del Ángel

Vinos

Cuarto Dominio invertirá 10 millones de pesos en construir una bodega en Agrelo

Vinos

10 fantásticos hoteles de enoturismo alrededor del mundo