Mauricio Lorca presenta inédito espumante Moscatel con tapa corona

El enólogo y socio de Enrique Foster en el grupo Foster Lorca, ajusta detalles de presentación para lanzar al mercado un espumante demi-sec y un vino dulce natural de la variedad Moscatel.

Valeria Mendez
Especial Guarda 14

Poniendo en valor la deliciosa Moscatel que se sirve en la mesa o se usa como correctora para dar aroma a otras variedades, Lorca elaboró el espumante y el vino dulce Fantasía. El enólogo también rescata las tierras de El Mirador, en Rivadavia de donde proviene la variedad.

¿Qué potencial tiene la Moscatel?

PUBLICIDAD

Angel Mendoza las denomina “las variedades rústicas” porque están en otro nivel en la cabeza de la gente. La Moscatel, la Criolla, la Pedro Giménez, son variedades que quedaron relegadas a los vinos comunes y de poca calidad, y la verdad es que el potencial de la zona y de estas uvas es muy bueno, simplemente hay que trabajarlo.

Soy de Rivadavia y compré  esta finca en El Mirador. Rivadavia tiene suelos muy arenosos, se trata de fincas que no se curan porque hay vientos permanentes y poco régimen de lluvia, son espectaculares para la uva.

¿Son viñedos nuevos?

No, son viñedos de 60 años y la idea es replicar esas cepas porque son parte de nuestro patrimonio. Hay muy poca uva Moscatel en Mendoza, es una variedad difícil de producir porque el rendimiento por hectárea no es muy alto, siempre se usó como corrector, para dar aroma a ortos varietales. Tengo 7 ha. que producen 10.000 botellas del espumante y otras 10.000 del vino dulce. La cosecha es 2017, por eso decimos que tiene mucha frescura, mucha juventud.

¿En qué consumidores han puesto el foco para esta variedad?

El concepto del vino es captar al consumidor joven, todos estamos orientados a ese público pero hay pocos productos bien direccionados, creo que este va a funciona porque tenemos un vino dulce natural, súper frutado con aromas de flores y alcohol bajo. El espumante es muy refrescante con aromas y flores y un dejo de azúcar. Un objetivo es tratar  de competir con la cerveza por eso le hemos puesto una tapa corona. La etiqueta es colorida, atractiva y pone en valor zonas olvidadas como el carril Florida donde están las grandes fraccionadoras de vinos Tittarelli, Calzetti, Falasco.

¿Están pensando en el mercado chino?, ellos tienen claro que la franja de los Millennials es su principal público?

Casualmente  una de las órdenes que tenemos de compra es para el mercado chino, el importador probó el Moscatel y le pareció perfecto para los chinos.

¿Qué tips le damos al consumidor común para diferenciar un vino o espumante Moscatel del clásico rosé?

El color del Moscatel es piel de durazno, un rosado súper leve que es el color que da la variedad. El rosado típico está hecho de uvas tintas así que la descripción aromática también es diferente. En cambio este vino que hemos elaborado es como comerte una uva Moscatel.

Foster nació para dedicarse exclusivamente al Malbec, ¿están abriendo el abanico?

Decidimos ampliar el portfolio, también estamos haciendo vinos Bonarda, buscando el desarrollo de otra variedad tinta que no está difundida a nivel mundial y que para mí en Argentina tiene un gran potencial.

Enrique Foster Bonarda fue premiado como uno de los mejores de Argentina. Tenemos otro Bonarda más económico, el Ique, elaborado con uvas que provienen del Mirador, que funciona muy bien. Estamos muy contentos con la aceptación del público sobre esta variedad y creemos que tiene un gran potencial, sobre todo porque hay muchas hectáreas plantadas con Bonarda.

¿Y los blancos argentinos? ¿Realmente tienen lugar en el mercado internacional?

Argentina nunca fue conocida por sus blancos. Hubo un error conceptual al inicio que fue sobre-madurar las uvas. Por seguir tendencias de mercado y estilos y perdimos identidad. Argentina generó un problema al sobre-madurar las uvas, provocando una evolución temprana y perdiendo la acidez natural. Estos vinos cuando llegan al mercado son vinos cansados, sin frescura, sin fruta, sin vivacidad, entonces se instaló esta idea de que Argentina no es para vinos blancos.

Yo vendo mucho vino blanco y empecé a hacerlo cosechando más temprano, en vez de seguir el nivel de azúcar, seguimos el nivel de acidez y así cambiamos el estilo. Hoy podemos decir que estamos internacionalizando estas variedades porque estamos respetando la acidez natural que es todo en un blanco.

Imágenes: Marcelo Wollermann y web

Te puede interesar
Vinos

Maru Botana y otras personalidades estarán en el ConBoca

Vinos

Santa Julia Varietal estrena nueva imagen

Vinos

Degustación surrealista con viñedos virtuales y música house