Manuel Mas: del châteaux francés a la bodega boutique, un negocio divertido que se complica

En charla con Guarda 14, Manuel Mas, pionero en Mendoza del modelo de châteaux para producir vinos de alta gama, considera que el surgimiento de nuevas zonas vitivinícolas complica a los productores

Valeria Mendez
Especial Guarda 14

Manuel Mas fundador de Finca La Anita, junto a Richard Bonvin de Mendoza Vineyards celebraron la unión de las firmas en un almuerzo entre los viñedos. Presentaron además nuevos cortes de tintos y los Chardonnay 2017, uno de ellos en una arriesgada apuesta a “blancos con madera”, de resultado sorprendentemente exquisito que será motivo de otra nota.

PUBLICIDAD

Manuel Mas desarrolló en Mendoza el  concepto de châteaux francés y en los 90, Finca La Anita fue la primera bodega que apostó a producciones limitadas para hacer vinos de alta calidad. En poco tiempo su idea de châteaux europeo fue tomada por muchos emprendedores que desarrollaron lo que hoy conocemos como bodegas boutique. Ingeniero Químico y amante de la cultura, la música y las artes visuales, también fue innovador en asociar la producción del vino a las bellas artes. Cedió gran parte de la bodega para exhibir las obras del escultor Lorenzo Domínguez. Además tallas en madera santa y pequeñas imágenes de origen popular y cuyano que datan del siglo XVII se exhiben en la sala de degustaciones.

Fuiste el primero que instaló el modelo y luego se llenó de bodegas boutiques ¿sigue siendo negocio?

Fue un buen negocio al principio luego se sostuvo con una buena imagen, una buena relación con los consumidores como hicimos siempre con Finca la Anita. Ahora el mercado se ha complejizado. Hay una tendencia a que el mundo consuma más vino pero veo una complicación porque cada vez hay más zonas vitivinícolas. Antes en Argentina éramos solamente Mendoza y San Juan, ahora hay vinos hasta en Mar del Plata. Ya no es el mundito de los vinos circunscripto a algunas regiones. Gracias a la tecnología y los cepajes, la producción de vinos se va extendiendo.

¿Y esto es algo positivo o negativo?

Lo veo difícil para los productores, para competir. Vos antes tenías vinos de Mendoza y eran los vinos argentinos, ahora hay vinos en el sur, en el Atlántico y la gente está ávida de probar, lo veo como un mercado complicado para una industria que a priori es muy difícil.

Richard Bonvin y Manuel Mas junto a Carlos Pulenta, invitado al almuerzo

¿Por qué?

Porque esto no es como tener un campo en el que plantás trigo y se te va mal, el año que viene sembrás maíz y seguís adelante. Acá pusiste cepas de Malbec, esperás cinco años y luego te cae una helada. Entonces te pasaste cinco años remando y en el sexto te fundís.

¿Hay que poner mucha pasión y amor para hacerlo?

Pasión, amor y diversión… porque debo decir que es divertido hacer vino. No es lo mismo tener viñedos y dedicarte a producir varietales de alta gama, que tener una plantación de yerba mate (risas).

Con Norma, su mujer

¿Seguís siendo socio de Finca La Anita?

Sigo con la gente de Mendoza Vineyard. Yo estoy grande, no tengo hijos y necesitaba un socio que tuviera impulso, busqué mucho y aparecieron los suizos que tienen mucha experiencia vitivinícola. Tienen bodegas en Sudáfrica, en Suiza y conocen el mercado internacional. Ellos necesitaban tener una bodega de alta gama, con una historia, una trayectoria, yo necesitaba gente con mucha experiencia pero con energía para encarar nuevos proyectos y nos encontramos. Ha sido una buena liaison. Tengo mi casa acá, sigo viniendo de Buenos Aires muy seguido a Mendoza, ahora puedo disfrutar de la finca más que antes.

 

Te puede interesar
Vinos

Argentina Wine Awards 2017 rompe todas las reglas del juego

Vinos

Exitosa Edición de Mendoza Wine Fair

Vinos

Blancos argentinos:  “Evolución y cambios espectaculares”, los preferidos de Atkin