Las rutas del vino por los Pueblos Mágicos de México

Parras de la Fuente y Cuatro Ciénegas, dos de los Pueblos Mágicos mexicanos donde están algunas de las bodegas más antiguas de la región.

Coahuila, estado fronterizo con EEUU fue testigo de la evangelización y colonización del norte de México. Su historia es muy interesante, ya que aquí tuvieron lugar eventos que influyeron en el devenir del país desde tiempos prehistóricos hasta la gesta revolucionaria, pasando, por el período independentista.

El estado cuenta con varios atractivos: bosques, manantiales, desiertos, grandes ciudades y pequeñas poblaciones que han sido bautizadas como Pueblos Mágicos porque que guardan secretas leyendas e historias que se cuentan de boca en boca.

PUBLICIDAD

En la Ruta del Vino mexicana se encuentran dos de estos Pueblos Mágicos, Parras de la Fuente y Cuatro Ciénegas donde están algunas de las bodegas más antiguas de la región.

La tradición del vino se inició en Parras de la Fuente, cuando los Jesuitas llegaron acompañando a los españoles en busca de oro.

En 1594 se elaboró el primer vino en la Misión de Santa María de las Parras. Desde el siglo XVI, Parras fue conocido también con el nombre de Valle de los Pirineos, por su semejanza con el de Europa.

En esa época nació la “Casa Madero”, la empresa vitivinícola más antigua de América, fundada en 1597 como bodega San Lorenzo.

Su renombre se debe en parte a las cosechas que han dado origen a algunos de los vinos más famosos del mundo como el Cabernet Sauvignon, o el Chenin Blanc que en 2013 fue premiado en París como el mejor vino blanco del mundo.

Casa Madero alberga en sus instalaciones el Museo del Vino donde se exhiben algunos de los utensilios con los que fabricaban los productos de la uva en los tiempos de su fundación.

En Parras de la Fuente además de Casa Madero  reconocida  internacionalmente,  están  también  las  Bodegas  de Hacienda de El Perote, la casa El Vesubio que se especializa en vinos generosos y los viñedos Rivero González, vitivinícola muy joven que tuvo su primera producción en 2002 y está asentada en las orillas de Parras. Este municipio también tiene una producción importante de vinos caseros que se pueden comprar en las tiendas de la ciudad y en otras localidades de Coahuila.

Por otra parte, en la Región Centro Desierto de Coahuila, en medio de tesoros naturales incomparables, encontramos el municipio de Cuatro Ciénegas de Carranza, un bello Pueblo Mágico lleno de paisajes únicos en el mundo.

Este mágico municipio alberga dos importantes empresas vitivinícolas; “Bodegas Ferriño” y “Bodegas Vitali”.

 

Te puede interesar
Vinos

Vivanco: El mejor museo del vino del mundo

Vinos

La revolución de los blancos argentinos

Vinos

Antigua Bodega en San Juan: historia, vino y arte en sus cavas subterráneas