La bodega alvearense que es custodiada por Ramses II

La ex Bodega Faraón, con una réplica de Ramses II y frisos tallados por Carlos Alonso es una joya arquitectónica y cultural de la vitivinicultura argentina

Declarada hace poco Monumento Histórico Nacional, la Bodega Faraón fue construida en 1905 por Anselmo Cremaschi en la localidad de Los Compartos de General Alvear, Mendoza. Hoy funciona allí el Multiespacio Cultural Bodega Faraón que incluye una bodega boutique y un museo del vino.

A  Cremaschi le interesaba la civilización egipcia y no solo bautizó a su bodega “Faraón”, además le encargó al escultor Mariano Pagés la construcción de una réplica de la escultura de piedra del Faraón Ramsés II y de frisos tallados que imitan jeroglíficos egipcios con reseñas de la historia de la vitivinicultura. La escultura faraónica es una gran figura de 3 metros de altura, tallada en piedra y con la supuesta cara de Víctor Cremaschi por sugerencia del mismo Pagés.

PUBLICIDAD

Otro detalle es que en una de sus paredes interiores, se encuentra un fresco de Carlos Alonso, que ilustra al “Martín Fierro” y al “El Quijote de la Mancha” junto a Pablo Picasso.

Además de ser testimonio de principios del siglo XX y testigo del crecimiento del departamento y de las migraciones poblacionales, la bodega es un referente por su rol histórico en el desarrollo de la actividad industrial vitivinícola y su evolución tecnológica.

Gracias a la labor incansable del hijo de Anselmo Cremaschi, el Ingeniero, investigador y productor Víctor Cremaschi, la Bodega logró la incorporación de innovaciones técnicas a la industria.

En 1941, ideó y construyó una batería de piletas cónicas con las que se logró una mayor higiene en el tratamiento del mosto y se mejoró la calidad de los vinos, al eliminar por su forma las semillas y borras gruesas, precursoras de gustos amargos. En 1949, patentó a nivel mundial el “Sistema de vinificación continua” (también conocida como “Fermentación Continua” o “Fermentación Cremaschi”) que permitió incorporar la tecnificación en las bodegas y posicionar a la Argentina como pionera en la termo-vinificación y concentración de mosto.

El edificio, declarado en 2006 patrimonio provincial, posee un espacio para museo del vino y desde que se refuncionalizó como salón cultural, en él se desarrollan talleres de arte, enoturismo y muestras de artesanos, entre otras actividades culturales. Sin duda un paseo obligado para quienes van de visita al sur mendocino.

.

Te puede interesar
Vinos

Bodega Foster Lorca – Vinos con la esencia de nuestro terruño

Vinos

Nuevo bar de vinos con ocho picos expendedores de varietales

Vinos

Wachau en Austria, donde nacen los mejores blancos del mundo