Estos accesorios no te pueden faltar para disfrutar aun más del vino

Son aquellos utensilios que los amantes del vino atesoran con mas ahínco. Desde el sacacorcho hasta la pequeña bodega o vinoteca.

Sacacorcho: También llamado destapador, es un instrumento consistente, de forma habitual, en una hélice metálica con un mango o una palanca que se inventó para poder quitar los tapones de corcho a los frascos y botellas de vino y jarabes embotellados. Los sacacorchos se fabrican en materiales tan diversos como plástico, metal o madera, pero la espiral siempre es de acero. No hay amante del vino o vinófilo que no tenga el suyo, ese preferido que lleva a casi todos lados.

PUBLICIDAD

Cortacápsulas: Para los mas puristas, los corta-cápsulas son un invento que puede resultar muy útil. Mediante un giro de muñeca puedes desprenderte de la cápsula de la botella. Aunque no es imprescindible ya que se puede suplir con la pequeña cuchilla que tiene el destapador en su extremos, un cuchillo o incluso la punta del sinfin del destapador.

 

Decantador o decanter: Ideal para aquellos vinos que han tenido una guarda considerable y necesitan "respirar". Si no se va a beber el vino inmediatamente es mejor dejarlo evolucionar en el recipiente e incluso servirlo desde allí. Hay de variadas formas, algunos hasta muy creativos.

Aireador: Cumple la misma función del decantador, pero en menos tiempo. Se coloca en la botella al momento de servir para que el vino circule por un filtro, oxigenándolo justo antes de llegar a la copa.

Hay distintos tipos de aireadores: de metal, de plástico y de vidrio, algunos con diseños innovadores y otros que destacan por ser simples y prácticos.

 

Cortagotas: Es un circulo generalmente de plástico o aluminio que va enrollado en la boca de la botella e impide que caiga una sola gota al momento de servir en una copa el vino. Generamente, se vende en paquetes de diez unidades.

Copas: Es indudable que para el vino la copa es fundamental y no es una cuestion obstinada, ni mucho menos, sino que tiene su explicación. Es que este recipiente permite que el vino se oxigene debidamente y percibir el olor del vino de manera sencilla. Ademas es un perfecto contacto ocular de todo su cuerpo. Asimismo, sujetando la copa desde el tallo evitamos que el vino se caliente. Las hay de muchos tipos en función del vino que se vaya a beber. Lo que se recomienda son las copas de cristal, lisas y, en lo posible, transparente.

Tapones: Al abrir una botella, lo más recomendable es beberla toda. Sin embargo, si necesitas guardarla para seguir bebiendo en otro momento, es muy importante que quede bien sellada para que el vino mantenga su calidad. Hay tapones, la mayoría de silicona, que se encargan de eso. Por supuesto, también puedes usar el mismo corcho de la botella, si es que se encuentra en buen estado.

Cubetera o frapera: La forma más fácil de enfriar un espumante o un vino blanco es poniéndolo en una cubetera con hielo y agua. Resulta muy práctico cuando se está en un lugar muy caluroso; sin embargo, debemos ser cuidadosos y evitar que nuestro vino o espumante se enfríe demasiado. Por ejemplo, los espumantes, rosados y late harvest deben estar a unos 6° u 8°. Mientras que los vinos sauvignon blanc y riesling a 8° ó 10°. Por su parte, el chardonnay debe estar entre los  8° y 10°, dependiendo de su paso por barrica.

Vinoteca: Hay de distintas marcas y precios y es un privilegio que algunos se pueden dar. Algunas pueden refrigerar a distintas temperaturas.

 

 

Bonus track

Coravin: El sistema de vino Coravin Model One con un renovado y cómodo diseño integra una abrazadera de tacto suave y Cápsulas Coravin premium que le permitirán servir el vino sin esfuerzo, sin necesidad de retirar el corcho, para que pueda disfrutar del resto de la botella otro día.

 

 

 

Te puede interesar
Vinos

¿Cómo lo hice? Pulso, by María Julia Halupczok y Celina Fernández

Vinos

El Club Gourmet y un premio a la gastronomía y los vinos de Mendoza

Vinos

Ya se pueden canjear las entradas para la Fiesta de la Cosecha