Blancos argentinos:  “Evolución y cambios espectaculares”, los preferidos de Atkin

La calidad y variedad de los blancos argentinos crece y demuestra que Argentina no puede limitarse al Malbec. En su paso por Mendoza, el Wine Writer Tim Atkin destaca los blancos que llaman su atención

Valeria Mendez
Especial Guarda 14

 “Los blancos realmente tienen un potencial enorme en Argentina, los cambios que ve son espectaculares”, nos dice Tim Atkin durante la presentación de su muestra fotográfica “Mi mirada argentina” en Susana Balbo Wines.

Es la primera vez que Atkin viene en invierno a la Argentina  y aprovechamos su tiempo para charlar sobre los vinos blancos. Se sumará también a nuestra conversación Andrés Blanchard, socio de  François Lurton en la única empresa argentina dedicada a producir solamente blends blancos de alta gama. De hecho, por estos días presentan Les Fous 2017, su segundo vino, un corte de estilo bordelés, que conjuga un 80% de Sauvignon Blanc de Los Chacayes y un 20% de Semillón de Tupungato,

PUBLICIDAD

Ya en el Premium Tasting, una de las novedades fue la incorporación de un flight  para degustar seis blancos. La propuesta dio pie para reafirmar la idea de que son la nueva revolución,  algo que Wines of Argentina ya había puesto sobre el tapete durante la 19 edición de Vinexpo Bordeaux.

 

Técnicas diferentes, variedades nuevas están enriqueciendo la experiencia de los enólogos.

“En 2006 el único vino blanco que yo veía y bebía era el Sauvignon Blanc Los Cardos de Doña Paula hecho por Matías Michelini”, me dice Tim y agrega “creo que la revolución de los blancos empezó con Matías, con Walter Bressia  -que hizo ese delicioso Lágrima Canela- y con los blancos Gran Lurton. También los Chardonnay  de Catena Zapata, la primera cosecha de White Stones y White Bones.

Pero desde 2006 el crecimiento de los blancos ha sido vertiginoso y Tim Atkin no tiene ninguna duda en afirmar que hay un campo fértil y muy prometedor para que Argentina explore y desarrolle.

En sus preferencias nos menciona el Torrontés 2016 de El Esteco Old Vines hecho en huevos de hormigón: “es estupendo, increíble vale la pena beberlo”, reslata. “También me gusta mucho el roble que tiene el Gran Lurton 2016 (Tocai, Chardonnay y Pinot Gris) y la primera añada del Gran Vin 2014 de Blanchard & Lurton”. Este último lo degustamos junto a Andrés Blanchard .

“Teníamos ganas de poner un granito de arena en Argentina y en el mundo porque podemos hacer grandes vinos blancos, entonces en 2014 nos pusimos manos a la obra y nos propusimos hacer el vino más elegante y complejo que pudiéramos elaborar ” -nos comenta Andrés-  “de ahí salió Blanchard & Lurton 2014, un corte 60% Tocai, 20% Viognier,  10 % de Chardonnay y 10% de Pinot Gris”.

La clave está en que el Viognier  proviene de la hilera Este de los viñedos a las que les da solamente el sol de la mañana. “Buscamos la característica que tienen los vinos franceses de Codorniu que es la nota floral. El resultado es un vino muy elegante que no es super explosivo en nariz”.

“Nos ha ido bien porque cada vez que sacamos la añada tenemos todo venido”, dice Andrés y asume que producen partidas limitadas de 3000 a 4000 botellas pero que sin duda están en el camino correcto.

Te puede interesar
Vinos

Bodega Foster Lorca – Vinos con la esencia de nuestro terruño

Vinos

Nuevo bar de vinos con ocho picos expendedores de varietales

Vinos

Wachau en Austria, donde nacen los mejores blancos del mundo