Almuerzos otoñales entre viñedos centenarios

La carta de otoño del restaurante de Lagarde ofrece almuerzos de seis o tres pasos para maridar con la línea de vinos de la bodega.

Con amplios ventanales desde los que se ven uno de los pocos viñedos Malbec DOC de Luján de Cuyo que data de 1906, el restaurante Lagarde ofrece un lugar confortable para disfrutar de almuerzos maridados con los mejores vinos de la cava.

Dos propuestas de almuerzos se pueden elegir, un menú de seis pasos que incluye tres entradas para degustar una a una, un plato principal que siempre lleva carne a la parrilla -lomo y ojo de bife- y dos postres, un pre postre para refrescar el paladar -suelen ser sopas frías frutadas con helados- y finalmente el postre contundente. Para maridar los seis pasos, se degustan cinco vinos Lagarde. Se trata de un menú estacional que cambia cada tres meses porque las entradas se elaboran con los productos de temporada que produce la huerta propia. En la cocina a la vista, se explica cada paso de cocción de los platos, y el sommelier se explaya sobre las bondades del vino a degustar y el porqué del maridaje elegido. Se genera así una experiencia de aprendizaje que incluye la visita a la bodega. Es un programa pensado para prolongar el almuerzo disfrutando de las siestas otoñales en un entorno que nos recuerdan los paisajes de la Toscana.

PUBLICIDAD

Otra de las opciones es el menú corto que consta de tres pasos: una entradas a elección, el principal y el postre.

La filosofía de Lagarde es utilizar la mayor cantidad de productos orgánicos que se pueda en la elaboración de sus platos, para ello cuentan con una huerta de 2000 m2 de donde obtienen la mayoría de los productos para el restaurante, cosechados en el día.

La selección de vinos y platos se hace teniendo en cuenta un maridaje armónico. El plato que mejor respresenta está combinación es la entrada denominada “texturas de maíz”, un plato que se basa puramente en ingredientes extraídos del maíz, una sopa, con una terrina de maíz adentro de la sopa. Siempre la tercera entrada es una textura de algún producto y la idea es cocinar ese productos de diversas maneras y combinarlo. Texturas de cordero, texturas de cerdo (chorizo, lomo de cerdo, unos braseados  durante seis horas, otros cocinados en la sartén). La idea es mostrarle a la gente que el mismo producto puede hacerse de diversas maneras logrando sabores diferentes.

“La textura de choclo marida con un vino tinto porque es un plato fuerte de invierno, caliente y especiado, por lo tanto hoy lo estamos maridando con un Cabernet Sauvignon, de la línea reserva Lagarde, con 8 a 10 meses en barrica de roble francés y americano,  de segundo uso. Buscamos equilibrar la intensidad del plato y el vino, que ninguno avasalle al otro. Las carnes se maridan con el Malbec DOC, de los viñedos de Luján”, nos explica Francisco Jurin sommelier y gerente de Turismo.

Para los interesados en la degustación de vinos que acompañan  los platos, el restaurante ofrece hacer un “avance en los vinos”. Por un plus en el valor del menú se sirven los vinos Premium, seis varietales de las mejores líneas de Lagarde.

 

 

Te puede interesar
Vinos

Se viene la Feria de Vinos Orgánicos en La Botica del Ángel

Vinos

Cuarto Dominio invertirá 10 millones de pesos en construir una bodega en Agrelo

Vinos

10 fantásticos hoteles de enoturismo alrededor del mundo